La diputada Ana Luisa Valdés Avilés participó este viernes en el debate sobre la Legalización de las Drogas en el Centro de Estudios Universitarios del Nuevo Occidente (Ceuno).

“La legalización de las drogas no contribuye a mejorar la seguridad pública, sino todo lo contrario, los delitos se dan en gran medida bajo los efectos de una droga, lo cual propiciaría más actos delictivos”.
Ana Luisa Valdés Avilés
Fracción Parlamentaria del PRI

El consumo de drogas no sólo afecta a quienes la consumen, sino que permea en el entorno familiar y social de cada una de las personas adictas, generando violencia, inseguridad, pobreza y enfermedades, lo que se traduce en un desorden social que a la fecha ha sido incontrolable, declaró la Diputada Ana Luisa Valdés Avilés.
Durante su participación este viernes en un debate sobre la Legalización de las Drogas en el Centro de Estudios Universitarios del Nuevo Occidente (Ceuno), la legisladora priista, se pronunció totalmente en contra del tema argumentado que existen cifras alarmantes por los efectos que causa el consumo de estupefacientes.
Mencionó que tan sólo en Sonora durante 2014, el 80% de los casos de agresión atendidos en CEPAVI (Consejo estatal para la prevención y atención de la violencia intrafamiliar) se presentaron con problemas de alto uso del alcohol.
Valdés Avilés expuso además que de acuerdo al Consejo Nacional para la prevención de accidentes el 34% de jóvenes mexicanos que mueren en accidentes vehiculares tenían alcohol en la sangre. Y en el caso de Hermosillo, el 45% de los estudiantes de secundaria en Hermosillo ya probó al menos una sustancia que provoca adicción, según la Encuesta Estatal de Adiciones.
“La legalización de las drogas no contribuye a mejorar la seguridad pública, sino todo lo contrario, los delitos como robos, asaltos, daños patrimoniales, etc., se dan en gran medida bajo los efectos de una droga, lo cual propiciaría más actos delictivos”, puntualizó.
La Diputada Local por el Distrito XX con cabecera en Navojoa, Etchojoa y Benito Juárez, dijo que la negativa a legalizar las drogas, no es estar en contra del individuo y su libertad, si tomamos en cuenta que los efectos trascienden al consumidor afectando su entorno.
“El consumo de drogas afecta a los grupos sociales más vulnerables, sobre todo a quienes no alcanzan a distinguir los riesgos como desintegración familiar, violencia, entre otros”, explicó la legisladora.
“La legalización, tampoco traerá un beneficio económico si volteamos a ver el costo que ha traído a los gobiernos el combate a los efectos sociales que causan las drogas que ya son legales”, añadió. “El costo sería muy superior si se legalizaran aún más drogas”.
Enfatizó que la legalización de las drogas como la mariguana, y cualquier otra, es un atentado a la salud pública, por lo que el Estado deberá siempre trabajar para mantener a individuos física, emocional y mentalmente sanos a través de la prevención y la ejecución de programas que favorezcan este principio.

Deja un comentario