Inicio Alejandro Ramírez Arballo Seamos curiosos

Seamos curiosos

Compartir

La curiosidad es el motor que nos anima a andar por el mundo. Gracias a la curiosidad es que nos abrimos a la vida, indagamos en lo que nos rodea y buscamos comprender nuestra realidad cotidiana; sin ella, hubiera resultado imposible para los primeros seres humanos abandonar sus cavernas y construir un mundo como éste.

Trabajar con jóvenes me impone promover una actitud despierta e investigadora, y la verdad es que me he topado con muchos obstáculos: es como si ese fuego esencial que nos vuelve verdaderamente humanos se estuviera apagando. Es una pena ver día con día cómo la curiosidad cede ante el aplastante paso de una sociedad ensimismada y pobre; pareciera que todo ha sido descubierto, que todo lo que nos hace falta se encuentra aquí, y no es cierto. Perder la curiosidad es perder el rumbo.

Todos debemos ser necesariamente curiosos porque esto nos abrirá la puerta a una vida más rica. Gracias a nuestro deseo de conocer es que nos educamos y buscamos resolver los problemas que debemos enfrentar día con día; me atrevo a creer que aquellos que dicen que la vida no tiene sentido lo dicen porque tienen los ojos cerrados: basta indagar un poco en la existencia para encontrar un pozo de maravillas.

Yo no quiero soñar, me basta con ver. Por donde quiera encuentro un motivo para entusiasmarme, un llamado de la vida, una profunda interpelación que le da un valor enorme a lo que soy y he sido. Busquemos ser creativos para llenarnos de posibilidades y esperanza; recuerda bien esto que te voy a decir: no existe pesimismo más profundo que el creer que no podemos comprender un poco más.

El espíritu humano se ve a sí mismo en el espejo del mundo: esa es la grandeza del que ha aprendido a mirar.

-alx

Deja un comentario