Compartir

Los choferes de Uber en Hermosillo no solo se deben cuidar de taxistas enojados, inspectores de transporte y clientes molestos, la delincuencia es ahora otro dolor de cabeza para muchos de esos emprendedores que buscaron ser sus propios jefes y trabajar a sus horarios.

Y es que en un ejercicio realizado más por necesidad que por gusto, pude entrevistar durante una semana a varios choferes de este servicio al menos dos diarios si bien iban las cosas y entre la plática trivial siempre salió a relucir el tema de los asaltos, despojos y demás vejaciones que en muchas colonias de la ciudad son presa al momento de llegar por un pasajero. Hombres, mujeres, jóvenes, de todo por igual, al momento de ser el blanco de un asalto, se corre con la misma suerte. Pero luego de varias que les han hecho ahora se organizan y crean sus propios códigos de protección para evitar que sigan agarrándolos de bajada.

Luego del auge que la plataforma generó en nuestra ciudad es obvio que el negocio creció y el nicho de mercado para los delincuentes se expandió también. Asalto por plataforma. Una suerte de “pesca” donde el asaltante tira el anzuelo y el chofer pica la carnada y como dice el meme, ¡PUM! La víctima llega a uno.

Cuenta Esau que la cosa se ha puesto difícil sobre todo en las colonias del norte de la ciudad, hay lugares donde ya no entran por seguridad y mucho menos de noche o madrugada que es cuando los asaltantes recurren más a la plataforma para atraer choferes a lugares de alto riesgo.

a

Entre ellos mismos han “boletinado” colonias como Puerta del Rey, La Cholla, Villas del Real, Tierra Nueva, La Insurgentes entre otras para no prestar servicios de noche pues ya van varias veces que ocurren asaltos.

A través de grupos de whatsapp o aplicaciones de geolocalización y radio han hecho grupos donde se advierten de estos peligros y se prestan auxilio unos a otros en caso de requerirlo.

Marco Antonio, viaja en su Vento y cuenta que ahora para poder ir a esos lugares van bajo su propio riesgo, no recogen pasajeros solo van a dejar y al entrar a las colonias mencionadas apagan la aplicación para evitar ser detectados, además van en parejas, un carro escoltando a otro vehículo para asistir cualquier emergencia que se presente, al salir ya por el Bulevar Solidaridad de nuevo encienden la plataforma y a seguir trabajando. Aunque por viajes de 50 o 70 pesos menciona que no vale la pena ir, es muy poco para arriesgar la vida.

b

Jesús Edgar afirma que de noche, llegan sobre todo peticiones de viajes para esas colonias, y la alerta aumenta, es hora de avisar al grupo de apoyo. Son por lo general mujeres que hacen la solicitud, pero al llegar a los domicilios lo que han encontrado son grupos de “cholos” que brincan, rodean el carro y al abrir la puerta cometen el asalto. Por supuesto que la cuenta es falsa y no hay a quien reclamar. Es fácil hacerlo ahora que la aplicación permite el pago en efectivo y no requiere más datos que un perfil de Facebook para ligar, el cual también puede ser falso.

Las historias son varias, y van desde asaltos con machete, golpizas, despojos de vehículos incluso a una compañera de ellos hasta un intento de violación. Casos como el de dos choferes que han sido asaltados y los han ido a dejar al monte para rumbos de la mina Nyco. Lo que llama la atención es que la delincuencia no deja sentido a ningún negocio que prospere pues ve la oportunidad y acecha. Mientras el chofer no oponga resistencia, los carros por requisito están asegurados y la empresa a decir de varios choferes, corre con los deducibles. Los vehículos son en su mayoría de modelo reciente y en buenas condiciones. El negocio es redondo.

Deja un comentario