Compartir

No cabe duda que es difícil conocer del todo a todos. Saber quién es nuestro vecino más allá del saludo de cortesía es un lujo que en Hermosillo no todos podemos darnos. Y es que al menos antes la ciudad era un lugar donde había más comunidad. Aunque aún hay vecindad en muchas colonias, en otras es mejor llegar y cerrar la puerta, cuidar a los nuestros y que el mundo ruede. Es triste ¿no?

Lo anterior me da a reflexionar porque al cubrir la muerte de 5 presuntos delincuentes a manos de agentes de la Fiscalía General de Justicia en Sonora, la opinión de varios vecinos cercanos al lugar donde fue el supuesto enfrentamiento, afirmaron que nunca notaron nada raro, pensaban que era una casa rentada por estudiantes. Pero también muchos vecinos de esa sección coincidieron que hay muchas casas que son ocupadas de repente por personas que no encajan en el tipo de vecinos propios de una cerrada como las que están establecidas en Puerta Real. Es un secreto a voces que hay gente que levanta sospechas entre las familias pero el miedo provoca que tampoco exista denuncia ante las autoridades. No es la primera vez que cateos, ejecuciones y balaceras tienen lugar en esa sección en específico.

La tarde de este jueves, pasando mediodía las patrullas llenaron la calle Puerta de Triana, avenida principal de todas la cerradas residenciales. A plena hora pico, cuando estudiantes llegaban de la escuela o madres salían del supermercado se dieron los hechos violentos. En pocos minutos la gente estaba alrededor de la cinta policiaca entre los curiosos y aquellos que intentaban llegar a su hogar y no era permitido por la policía municipal.

Incluso un agente de la policía de Hermosillo en tono de burla le decía a una estudiante que intentaba pasar a una tienda de conveniencia que estaba muy “gordita” que le diera la vuelta a la colonia para que hiciera pierna. Además de su compañero, pocos se rieron de su intento de chiste. Pero eso es tema de otra entrega. La falta de tacto de aquellos que nos cuidan. 

El tema aquí es como en la semana que se publicaron las estadísticas de INEGI donde ha bajado la percepción de inseguridad en muchas ciudades del país, incluido Hermosillo, haya 7 muertes originadas de hechos violentos en solo 4 días. Sin duda un mal timming de la situación. Sabemos que el esfuerzo se hace desde los diferentes órdenes de gobierno pero tal vez hace falta más conciencia entre la sociedad para reforzar las estrategias planteadas desde las distintas trincheras que promueven la participación ciudadana, los valores desde el seno familiar y la cultura de la denuncia.

¿Exceso de discurso? ¿Falta de confianza? ¿No conectar con el ciudadano? 

Es muy duro ver llorar a una madre, sentada en la banqueta mientras el carro del forense lleva el cuerpo de su hijo dentro de una bolsa, sin embargo si conocemos lo que tenemos en casa, o vemos que hay más dinero del que se gana con trabajo, o carros salidos de la nada, amistades dudosas, en fin, y no levantamos la voz por más doloroso que sea, ¿hasta dónde somos corresponsables? Si denunciáramos ¿el resultado sería distinto? 

Nuestra ciudad, el país, el mundo han cambiado, es tiempo de  cambiar como sociedad también. Debemos participar.

Excelente viernes.

Deja un comentario