Compartir

Los vecinos de la calle Leandro Valencia final en la colonia Real de Minas tenían 4 meses presenciando actividad sospechosa dentro de un predio sin número dentro del callejón que lleva el mismo nombre. Era generalmente durante las noches que se podía detectar un fuerte olor a combustible que hacía imposible vivir tranquilos, comenta Guadalupe vecina del lugar.

 

Hace unos días, las PGR y el ejército llegaron y catearon la casa y para sorpresa de los vecinos era un lugar donde alamacenaban gasolina ordeñada, pipas, motobombas, tinacos, mangueras y cantidad de utensilios fueron decomisados por la autoridad así como 20 mil litros de diesel y gasolina magna. Para quienes viven cerca del lugar la sorpresa fue el riesgo que corrían si por algun motivo se provocaba un accidente.

 

Vecinos desconocen quien denunció el lugar o si la autoridad lo encontró por una investigación pues el miedo de las personas que llegaban al predio hizo que nadie dijera nada. Ahora, la casa tiene sellos de la Procuraduría General de la República en las puertas y un aviso legal. Todavía llegan militares a dar la vuelta aseguran las vecinas.

 

Deja un comentario