Compartir

➢ La inversión será prioritaria en salud, educación, seguridad y empleo.

➢ Se contempla también en el presupuesto atender a los proveedores no atendidos por la anterior administración.

➢ “Aún es necesario voltear hacia atrás, para entender que el presupuesto 2018 sigue requiriendo recursos para reparar la condición de quiebra en que se recibió el estado. Incluye condiciones que permitan dar la cara a proveedores no atendidos por la administración anterior, que necesitan recuperar su patrimonio”, dijo Ayala Robles Linares.

Un presupuesto que prioriza inversión en la gente, con especial atención en salud, educación, seguridad y empleo, que permita además dar la cara a los proveedores no atendidos por el gobierno anterior, es lo que resalta del análisis del Paquete Económico 2018 para el estado de Sonora, dijo, a nombre del Grupo Parlamentario del PRI, la diputada Flor Ayala.

El Gobierno del Estado entregó a la LXI Legislatura de Sonora la propuesta de paquete económico para el ejercicio fiscal 2018, que contempla la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos por 64 mil 17 millones de pesos, de los cuales la mitad se destinará a gasto social.

Ayala Robles Linares comentó que el proyecto de paquete presupuestal se compone en un 50 por ciento de gasto social, que incluye a las Secretarías de Educación, Desarrollo Social, de Salud y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (Isssteson).

De los 64 mil millones de pesos, en gasto corriente el estimado es del 15 por ciento; Inversión Pública y Desarrollo Económico 11 por ciento; Municipios 11 por ciento a través de las participaciones que les corresponden y Órganos Autónomos un 9 por ciento.

La legisladora precisó que se trata de un presupuesto austero, acorde a la realidad ciudadana, enfocado al gasto social, sin la creación de nuevos impuestos ni aumento a los ya existentes.

Explicó que el paquete económico incluye un plan de contingencia por 5,500 millones de pesos, de los cuales 2,100 serán para el pago de adeudos de ejercicios anteriores; es decir el rescate de proveedores de la anterior administración que prácticamente se encuentran en condición de quiebra.

“El presupuesto del 2016 posibilitó el rescate de hospitales, escuelas y carreteras, el de 2017 permitió avanzar en el saneamiento fiscal y financiero que posibilitaron que Sonora pasara del lugar número 29 al cuarto en crecimiento económico a nivel nacional”, puntualizó Ayala Robles Linares.

La presidenta de la Comisión Primera de Hacienda, mencionó que aún es necesario voltear hacia atrás, para entender que el presupuesto 2018 sigue requiriendo recursos para reparar la condición de quiebra en que dejaron al estado.

Deja un comentario