Compartir

Avances considerables en la calidad del proceso legislativo, asistencia y accesibilidad, registró la segunda evaluación del desempeño legislativo de la LXI Legislatura, que pasó de 68.6 por ciento de cumplimiento el año pasado, a 90.2 en 2017.

Al presentar en rueda de prensa el informe correspondiente al periodo del primero de septiembre de 2016 al 31 de agosto del 2017, la vocera del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo, María Elena Carrera Lugo, informó que, en comparación con el reporte del año anterior, la LXI legislatura incrementó sustancialmente su calidad en el proceso legislativo.

Acompañada de Mirtha Irene Alvarado Verdugo, Manuel Montaño Barceló, Jesús Luis Gámez García y Aquiles Fuentes Fierro, Carrera Lugo pormenorizó los elementos de medición utilizados para la evaluación.

Expuso que del resumen general del periodo 2016-2017, del comparativo de iniciativas realizadas y analizadas, hubo 27 iniciativas de ley, 89 decretos de reforma, 174 exhortos y acuerdos y se armonizaron ocho leyes federales.

Destacó que 38 por ciento de las iniciativas fueron presentadas por mujeres, por hombres un 52 por ciento y por grupo parlamentario un 10 por ciento, y en la ponderación del número de iniciativas presentadas por género, destaca la productividad de las diputadas, ya que son 13 de 33 legisladores.

Carrera Lugo detalló el indicador relativo a las asistencias al pleno, en la que se evaluó el número de sesiones, asistencia, faltas, justificaciones y motivo de justificación.

Dijo que los indicadores en materia de vinculación, fundamentación y proceso de presentación integraban el tema de “calidad del proceso legislativo”, y de acuerdo a la revisión, se obtuvo un cumplimiento del 90.27 por cierto, revisión, agregó, que se realiza únicamente en Sonora.

La vocera señaló que el propósito es detectar las áreas de oportunidad para generar confianza en esta Soberanía basado en resultados y mejoras concretas, y a nombre del Comité Ciudadano expuso las siguientes recomendaciones a la LXI Legislatura:

1.- Avanzar en el proyecto de elaboración de un código de ética e integridad para el Congreso, tomando en cuenta los criterios de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

2.- Dar paso a protocolos para la evaluación del impacto de las leyes aprobadas con las instituciones responsables de su ejecución, así como con los ciudadanos, organizaciones sociales y/o empresas que se vean afectados o beneficiados por esa iniciativa, ya que el proceso legislativo no culmina con la aprobación y publicación de una iniciativa.

3.- Fortalecer tanto al Centro de Investigaciones Parlamentarias del Estado de Sonora (CIPES) como a la relación entre dicho centro y el proceso de calidad legislativa, por ser un paso en el fortalecimiento de la productividad y la capacidad legislativa del Congreso y considerando que algunas de las iniciativas que se aprobaron contaron con la colaboración de este órgano de investigación.

4.- Promover una mayor vinculación de las comisiones con los sectores sociales y gubernamentales más relacionados con su temática. Las comisiones pueden ir más allá de la atención y deliberación de los temas e iniciativas que deben dictaminar, definiendo agendas de vinculación que fortalezcan la pertinencia y viabilidad de iniciativas legislativas.

5.- Tras anunciar cada bancada los temas que más le interesan al iniciar un período legislativo, se recomienda, para mejorar la calidad de la información que se ofrece a la ciudadanía, que los programas de dichos grupos legislativos se integren en un documento único que facilite su análisis.

6.- Definir un programa de mejora continua de los servicios informativos en línea, como lo es, específicamente, publicar de acuerdo a la Ley Orgánica en tiempo y forma la Gaceta Parlamentaria.

Tras hacer estas recomendaciones, Carrera Lugo recordó que, en días pasados, Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, reconoció en este mismo congreso la voluntad y apertura de la LXI Legislatura por adoptar los principios del parlamento abierto, como en ningún otro estado del país lo han hecho.

Tras hacer estas recomendaciones, Carrera Lugo agradeció a quienes les hicieron llegar la información necesaria para realizar la evaluación en la búsqueda de lograr la institucionalización de esta práctica, y que el reporte anual se transforme en un activo estructural para la comprensión de la vida en el Congreso.

Deja un comentario