Compartir

William Black Jr. se ocultó durante 15 años entre las comunidades menonitas de Chihuahua mientras violaba a menores de edad y dirigía una secta de pedófilos.

Mediante un operativo coordinado entre agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), personal del consulado de los Estados Unidos y miembros de la Fiscalía de Chihuahua detuvieron este domingo a Orson William Black Jr., presunto líder de una secta de polígamos y pedófilos, y probable responsable de un triple homicidio.

De acuerdo con El Diario de Juárez, las autoridades detuvieron a Black Jr., de 55 años de edad, junto a 25 extranjeros que presuntamente son miembros de su secta de pedofilia en el rancho El Negro, ubicado en el campo 8 de la colonia Manitoba en el municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua.

Los agentes detallaron que Orson y sus esposas (era aficionado de las relaciones polígamas) se refugiaron desde el 2002 en territorio menonita, al noroeste de la entidad, para aparentar ser miembros de la comunidad religiosa Le Barón, que también practica la poligamia y se dedican a la ganadería y venta de quesos en la zona.

Las autoridades lograron capturar a los seguidores y a su líder después de recibir la denuncia de un homicidio de tres ciudadanos estadounidenses en ese rancho. El pasado 10 de septiembre, Jesse L. Barlow, de 23 años, y dos hermanos, Robert y Michael Black, de 19 y 15 años respectivamente, fueron asesinados.

Según el FBI, Black Jr., era buscado desde el 2006 por enfrentar los cargos de conducta sexual inapropiada al obligar a mujeres menores de edad a tener relaciones sexuales y convertirlas en sus esposas.

Black, de 55 años de edad, era miembro de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Hildale y la ciudad de Colorado. Logró separarse de la Iglesia mormona tras revelar que tuvo visiones directas con Dios y fundó su propia secta donde practicaba la poligamia y pedofilia con sus diferentes esposas adolescentes.

Black inició su propio culto y obligó a menores de edad a tener relaciones sexuales por “mandato divino”.

Para el 2002, Tamara Phelps, una de sus esposas, logró escapar tras 16 años de abusos sexuales. Ella demandó a Black ante las autoridades de Arizona e inició una lucha para obtener la custodia de sus hijos, desde ese momento el Gobierno estadounidense presentó cinco cargos por conducta sexual inapropiada.

Fue entonces que el líder de la secta, junto a sus esposas, hijos y seguidores lograron darse a la fuga para resguardarse en las comunidades menonitas de Chihuahua en México.

La Fiscalía de Chihuahua informó que Black y los 25 extranjeros fueron llevados hasta el Instituto Nacional de Migraciones (INM), para iniciar el trámite de extradición. Además, agregarán cargos por maltrato animal al encontrar en su rancho docenas de animales sacrificados, entre ellos un león y una cebras.

Deja un comentario