Compartir

Fueron liberados 50 de 70 conejos que, durante el sismo del 19 de septiembre, rescataron elementos de la Brigada de Vigilancia Animal(BVA) de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México.

Los mamíferos eran utilizados en pruebas experimentales por un laboratorio de cosméticos ubicado en la calle de Puebla 282 en la delegación Cuauhtémoc, cuyo inmueble colapsó por el movimiento telúrico.

Los animales presentaban condiciones deplorables. 

Tras ser recuperados de bajo de los escombros, los animales fueron trasladados a las instalaciones de la brigada en la delegación Iztapalapa, su estado era deplorable, algunos tenían fracturas en sus extremidades, su piel presentaba escoriaciones, estaba intoxicada y en su mayoría traían el pelo teñido de diferentes colores.

Ante ello tuvieron que ser hospitalizados para su rehabilitación y ser sometidos a tratamiento veterinario, pero 20 de ellos no lograron sobrevivir por la gravedad de sus lesiones.

A casi dos meses del siniestro, los conejos vivos no fueron reclamados por sus propietarios y por ser animales no domesticados, se imposibilitó su proceso de adopción.

La Brigada de Vigilancia Animal, determinó trasladarlos al Parque Ecológico Santa Úrsula Coapa, en la delegación Coyoacán.

En este lugar se les habilitó un espacio en donde estarán bajo vigilancia veterinaria por parte de la asociación de flora y fauna, Slady A.C. y podrán desenvolverse en un ambiente lo más cercano a su hábitat natural.

Son animales que ya están totalmente recuperados. En el laboratorio hacían pruebas en su piel, los rescatamos y ya están en condiciones óptimas”, señaló Carmelo Hernández, encargado operativo de la BVA.

De los dueños de los animales nada se sabe, pero de acuerdo con las autoridades las actividades que realizaban con ellos no eran legales por lo que se podrían tomar otro tipo de acciones.

Deja un comentario