Los Huevos Revueltos de Hombres G y Enanitos Verdes fue un concierto donde todos ganaron, no importó que cantaran los españoles o los argentinos, los coros del público entregado desde el primer rasguño a las cuerdas de esas guitarras tan familiares para los presentes cada una con su estilo. Vamos, incluso cuando David Summers tuvo que salir al quite en varios temas para cantar temas de Los Enanitos, no sabemos si porque Marciano estaba mal de la garganta o le ganó la emoción de estar en Hermosillo. Sonaba raro al principio pero después la voz melodiosa de David irremediablemente imprimió el sello de Hombres G a los temas argentinos y al final sonaron cojonudos. Dani Mezquita de lujo con su guitarra en todas las versiones con una banda o con la otra, un grande.

El Hipódromo de Hermosillo se atestó poco antes de iniciar el concierto, claro, en su mayoría aquellos jóvenes nostálgicos que le pegan a los 40 y poco más recordando los uniformes de secundaria, los apañones al ritmo de “Te Quiero”, las declaraciones de amor con “Luz De Día” pero también la fiesta y las tardeadas donde sin duda sonaron “La Muralla Verde” y “Suéltate el Pelo”. Un ambiente donde nadie se quedó sin cantar a toda voz ninguna de las canciones de estos dos emblemáticos grupos del rock en español.

Una emoción de ver a los músicos desenvolverse en el escenario disfrutando cada canción, donde se nota que la diversión es lo importante a la hora de tocar y todo parecía una tocada con amigos como de esas bandas de garage donde lo que cuenta es pasárselo bien y eso es lo que transmitieron en cada minuto del concierto.

 

Grandes Músicos

Un Marciano Cantero que combina perfecto con David Summers,  pero que la química de Felipe Staiti con el grupo español fue impresionante y junto a la guitarra de Rafa Gutiérrez renovaron las canciones de antaño para que sorprendieran los arreglos de este tour que dejó a Hermosillo encantado. Definitivamente RAS Entretenimiento se sacó un 10 con esta propuesta que ya hacía falta en la ciudad. Ojalá vengan más como éste concierto, la nostalgia es lo de hoy.

Y el momento que hizo que todo valiera la pena, Javi Molina “Il capone della mafia” dejó el banquillo de la batería para brindar con Tequila Don Julio y entonar a voz de pecho la apertura de “Venezia” con tremenda actitud para que comenzara el final del concierto con la entrega al máximo de ambas bandas y la esperada “Devuélveme a mi chica” que todos cantaron para despedir con “Lamento Boliviano” cerrando así una noche donde todos “la pasaron De Puta Madre”

Deja un comentario