Compartir

Sin duda la gente que vio el debate fue la gran ganadora en este ejercicio promovido por el Instituto Nacional Electoral. El conocer de primera mano y de las propias palabras de los candidatos las propuestas, los argumentos y su capacidad de responder a cuestionamientos directos es sin duda de un valor que las campañas en aire no proporcionan desde un ambiente controlado en mensaje y frecuencia.

Obvio, en Sonora, un sondeo posterior al debate en las sedes de cada partido pues todos dieron a su candidato como el rotundo ganador del ejercicio, nada nuevo, era de esperarse, era obligado que cada presidente diera el triunfo a sus abanderados.

En redes sociales, aunque si hubo bastante participación social genuina, también fue clara la activación de bots, troles y ejércitos de los equipos de campaña para favorecer encuestas, comentar a favor o en contra de algún candidato. Eso es reconocible muy fácil, la participación social de verdad tomó con humor este primer debate, los memes y comentarios críticos no se hicieron esperar, a diferencia de las postales y propaganda sobre producida de algunos candidatos.

Ahora bien, cada quien tiene se habrá formado una opinión luego del debate y eso es muy bueno, enterarse es el principal valor que se lleva el ciudadano. Con información es posible generar un criterio y se toman mejores decisiones. Faltan dos debates y sería bueno también que los candidatos dejen de lado cierto acartonamiento y le pongan más pimienta al debate de sus ideas.

En lo particular, tengo algunos puntos que destaco del debate en torno a cada candidato:

1.- Margarita Zavala: El peso de ser esposa del ex presidente Calderón es grande, bastante tropezadas sus participaciones y muy clara su rivalidad con Ricardo Anaya, pudiera enfocarse más en sus propuestas que en señalar al panista, falta claridad en sus propuestas.

2.- Ricardo Anaya: Además de dedicarse a señalar las fallas del candidato de MORENA, el candidato del PAN-MC no aportó mucho más al debate. El recurso de las tablas estadísticas muestra que cuenta con un equipo detrás que lo respalda pero gastó más tiempo en acusar a su adversario que en proponer y demostrar su fortaleza que es poder conectar más con la audiencia.

3.- Andrés Manuel López Obrador: El candidato de MORENA, usó como estrategia no contestar a las provocaciones de sus adversarios políticos quienes buscaron desequilibrarlo y no lo lograron. Su posición en las encuestas y que lo ubican como puntero en este momento rumbo a la presidencia de México lo hizo estar confiado y no buscar prestarse a las provocaciones. Su discurso fue repetitivo, lo mismo habla en un mitin que en la televisión. Moderado y tranquilo en su estrategia.

4.- José Antonio Meade: Tal vez el candidato mejor preparado en cuanto al formato de un debate como tal. Se le vio estudiando sus apuntes durante el debate, llevó una estructura definida en sus participaciones. Sorteó bien los señalamientos que los asocian con el actual Presidente. Fue el único que pudo llegar a desestabilizar a Andrés Manuel López Obrador.

5.- Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”: Definitivamente le dio el toque picante al debate, su posición como independiente que ostenta lo hizo señalar  al resto de candidatos pero se llevó la noche con su propuesta de cortarle la mano a los criminales.

Un debate lleno de señalamientos y acusaciones, el tema que le duele a todos los candidatos es el de la corrupción y la incongruencia. Si bien el formato es innovador en México, puede ser mejorado y pulido para que no parezca un programa de concursos, que tenga menos protagonismo de los moderadores y más tiempo para la participación de los candidatos. Hay que esperar que el debate de Tijuana sea mejor llevado.

 

 

Deja un comentario