El mal servicio en el transporte público no queda en vidrios rotos, unidades sin asientos, es más ni siquiera en que los camiones pasen cada 40 minutos si bien nos va.

La falta de un servicio de calidad y con respeto al usuario comienza a arrojar situaciones preocupantes que aunque muchas autoridades quieran tapar el sol con un dedo, los hechos están ahí y es la propia gente quien asegura que debido a que los camiones del servicio público en Hermosillo no entran a las colonias por la inseguridad que se vive en las calles, los asaltos, violaciones y por si fuera poco intentos de “levantones” son cada vez más frecuentes y sonados.

Así sucedió con Ana Paula quien el pasado 18 de septiembre al ser bajada de una camión Ruta 2 en la Colonia Nuevo Hermosillo tuvo que caminar hacia su casa. En el trayecto fue presuntamente subida a la fuerza a un carro y golpeada, la abandonaron en un lote baldío.


La inseguridad en colonias como Fuente de Piedra, Solidaridad, Pueblitos, Nuevo Hermosillo, la zona de Progreso y Solidaridad así como la salida a Guaymas han sido señaladas por choferes como las más conflictivas, precismente en el mes de agosto se estuvieron suspendiendo las guardias nocturnas y el servicio se prestaba hasta las 8 de la noche. Llegara el camión hasta donde llegara, los usuarios debían bajarse y caminar.

Romanza, ubicada al norponiente de Hermosillo, es otro lugar problemático donde el transporte no entra y los vecinos una vez más deben caminar cuidandose de los delincuentes entre baldíos y canales, sin embargo ya han pasado casos lamentables en la colonia.

Tan solo en Hermosillo en los últimos 30 días se han conocido 6 casos de personas que han sido víctimas de intentos de privación ilegal de la libertad en distintas calles de la ciudad. De estos, al menos 3 están relacionados con el mal servicio del transporte público.

El  3 de octubre a una joven de 17 años intentaron subirla a un Áltima color negro en el norte de Hermosillo mientras esperaba el camión que no pasaba, el 8 de octubre una maestra de preescolar fue jalada al interior de una camioneta oscura cuando caminaba por la colonia El Sahuaro ya que el chofer del camión los bajó antes del destino para que esperaran a otra ruta. Esto en las calles Saturnino Campoy y Puerto Rico. Y el caso expuesto de Ana Paula quien viajaba en la Nuevo Hermosillo y al bajar del camión que tampoco cumplió con la ruta completa tuvo que caminar para ir a su casa, pasada las 9 30 de la noche en un sector que ya había sido señalado anteriormente como problemático para los camiones y los usuarios.

Logra escapar de un intento de secuestro y lo cuenta para que estemos prevenidos


Las autoridades municipales y de transporte han sostenido reuniones en los últimos días para acordar reforzar la vigilancia en los sectores problemáticos, sin embargo en las colonias, la realidad que se vive es otra, ante la falta de seguridad y de camiones, la gente ha optado por utilizar taxis colectivos que apoyan en esta problemática, no obstante, la mala regulación y vigilancia da pie a que vehículos particulares sin permisos, identificación y antecedente de quien los maneja, circulen en las paradas buscando subir pasaje en las calles.

 Información oficial es poca la que se conoce sobre este tema, incluso las autoridades se han empeñado en negar algunas de las versionas que circulan alrededor de este problema a través de audios y publicaciones a las que señalan de escandalosas y “fake news” sin embargo hay familias de estudiantes, amas de casa, trabajadoras, madres, que han sido afectados y su vida ha cambiado radicalmente por estos hechos. Delincuentes han aprovechado esta situación donde empresas como SICTUHSA dejaron de lado al usuario y poco les importó su seguridad para prestar un servicio completo, pero también la falta de control en las calles por la autoridad para garantizar que disminuyan los asaltos es un factor importante para que suceda. Para el comisario de Policía en Hermosillo, Luis Alberto Campa Lastra, es importante estar pendientes de nuestro entorno, alertas ante cualquier situación y no aislarnos con el teléfono celular.

La realidad es que el problema del transporte urbano en Hermosillo ha ido más allá de lo aceptable. Se han tomado cartas en el asunto por el estado al requisar las unidades y buscar mejorar el servicio. Esos resultados los veremos de darse, en los próximos meses, sin embargo hasta el momento, de una forma u otra, ya sea con la tarifa, el mal servicio y hasta con la inseguridad, el usuario sigue pagando los platos rotos.

Deja un comentario