Autoridades de PROFEPA y CONAGUA descartaron que la contaminación en márgenes del Río Yaqui que afectaron al municipio de Ónavas y que derivó en la aparición de peces muertos se deba a la mina San Antonio que se encuentra cerca del lugar y de lo que se sospechaba podría haber causado la presunta contaminación.

El delegado de Programas de Bienestar en Sonora, Jorge Taddei informó que se instruyó a las dependencias ambientales a dar seguimiento e inspeccionar el cauce del río así como para el análisis de las muestras de los pozos que abastecen la región y así tomar las medidas correspondientes.

Afirmó que se visitaron las instalaciones de la mina pero se descarta, pues no hay emisiones contaminantes pues lleva más de un año sin operar así que continuarán con la distribución de agua en pipas para evitar afectaciones a la población.

 

Deja un comentario