Inicio Cabezas Día triste y doloroso para la comunidad Mormona en La Morita

Día triste y doloroso para la comunidad Mormona en La Morita

La mañana del jueves en la comunidad de La Morita en Bavispe es más fría de lo normal. No solo la temperatura cala en la piel sino que además impacta el desfile de camionetas con personas vestidas de luto. Tras el ir y venir luego de la tragedia era tiempo de decir adiós.

Dawna Ray Landford fue asesinada junto a sus dos hijos Trevor de 11 años y Rogan de 2. Otros 5 resultaron lesionado e incluso uno de ellos era sometido a una cirugía mientras su madre y hermanos eran sepultados.

En el patio de la casa familiar sendas coronas con flores forman la palabra amor son puestas junto a donde los ataúdes de madera tallada serían puestos. Ahí, viendo el trajinar de la familia, de niños jugando, de periodistas y fotógrafos estaba Karen. Jamás pensó que regresaría a la casa de su hija a organizar su funeral y el de sus nietos. Con la mirada en la nada nos dice que a esa hora su hija la llamaba para tomar café. Karen tenía pensado venir a vivir a México para estar con su familia pero ahora tras la tragedia piensa en llevarse al resto de ellos a vivir a Estados Unidos.

“Me siento muy triste es horrible lo qué pasó a mi hija y mis nietos, es algo muy serio que nos dolerá toda la vida, Dawna era una persona que amaba la vida, amaba a la gente”, aseguró Karen Woolle, madre y abuela de las víctimas.

Cientos de familiares que llegaron en caravana desde Chihuahua y Estados Unidos iban llegando al tiempo que de la casa salían los tres féretros escoltados por la familia. Hermanos sobrevivientes incluso en muletas marchaban tras los restos que fueron expuestos para que se despidieran de ellos. Los cantos y oraciones rompieron el silencio junto a los sollozos y llantos.

A dos casas de ahí, eran velados Ronita María Miller quien muriera calcinada junto a sus 4 hijos, Howard Jacob de 12, Krystal de 10 y dos gemelos de tan solo 8 meses de edad. El viernes partirá de nuevo la caravana de más de 200 vehículos rumbo a Chihuahua para sepultarlos por la tarde en LeBarón. Allá también será sepultada Cristina María Langford cuya hija pequeña fuera encontrada sentada en su silla dentro del carro donde su madre yacía sin vida tras el ataque.

Al caer la tarde, una peregrinación hacia el rancho familiar donde Dawna y sus hijos amaban pasar tiempo, ahí en la parte alta descansarán sus restos pues asegura su padre que ahí les hubiera encantado estar.
Tarde triste y de dolor. El sábado ese lugar hubiera recibido también a cientos de familires para una boda. La delincuencia adelantó la reunión pero para hacerlo un funeral.

 

Deja un comentario