El abogado Juan Antonio Ortega y Gisela Peraza, la ex empleada doméstica del entonces Gobernador Guillermo Padrés y quien había denunciado al ex mandatario y a varios colaboradores por presuntas torturas en su contra, asistieron la mañana de este lunes a las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia en Sonora para recibir una notificación sobre el no ejercicio de acción penal en torno al caso mencionado. Este hecho generó la indignación de ambos quienes expresaron su inconformidad al respecto.

Gisela Peraza, visiblemente afectada lamentó el fallo y dijo temer por su integridad pues los señalados podrían tomar represalias en su contra.

Por su parte, el abogado de Gisela Peraza argumentó que buscarán un amparo sobre esta resolución pues han encontrado anomalías en el caso.

Deja un comentario