Tener una buena alimentación puede evitar que un contagio de coronavirus se vuelva grave, aseguran expertos

Una adecuada alimentación en personas con COVID-19 es fundamental para tener menos posibilidades de presentar un cuadro grave de la enfermedad, lograr una pronta recuperación y disminuir el riesgo de desnutrición.

Así lo señaló la especialista en nutrición del Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) No. 29 “Dr. Alfredo Badallo García”, Danitza Montiel Nicacio, quien agregó que la nutrición mejora la sintomatología del paciente y ayuda a tener un restablecimiento de su salud.

Está demostrado que los pacientes que presentan un mejor estado nutricional van a tener menor posibilidad de caer en un estado grave”, aseveró.

En un comunicado, indicó que debido a ello, en los Hospitales Generales de Zona del IMSS se ofrece una alimentación completa, variada y con un plan individualizado a las personas sospechosas y confirmadas de COVID-19.

Para ello, primero se les realiza una evaluación del estado nutricional dentro de las primeras 48 horas con el fin de que el abordaje nutricional sea de manera oportuna y eficiente. Por ejemplo, a un paciente estable se le dan macronutrimentos como hidratos de carbono, proteínas y lípidos.

A los enfermos se les proporciona una dieta durante el día, la cual está conformada por cinco raciones de verduras y frutas, seis de cereales y tres de proteína con alguna fuente de alimento de origen animal, divididas en sus tres servicios de alimentación: desayuno, comida y cena”, dijo.

Mientras que para los pacientes en cuidados intensivos, la nutrición enteral se apoya con suplementos hipercalóricos e hiperprotéicos, y si las condiciones tampoco lo permiten, entonces se requerirá de una nutrición parenteral a través de una vía venosa, mencionó.

Deja un comentario