El papa Francisco señala en una película que se ha estrenado este miércoles que los homosexuales deben estar protegidos legalmente por las uniones civiles, lo que supone la primera vez que se expresa de forma tan clara sobre los derechos de los homosexuales.

«Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Nadie puede ser apartado o ser tratado como un miserable por ello», señala en el documental Francesco.

«Lo que debemos crear es una ley de uniones civiles. De esa forma estarán protegidos legalmente. Rompo una lanza por ellos», ha señalado.

Durante su etapa como arzobispo de Buenos Aires, Francisco respaldó las uniones civiles para parejas homosexuales como una alternativa a los matrimonios entre personas del mismo sexo. Sin embargo, nunca hasta ahora se había pronunciado públicamente a favor de las uniones civiles como Papa.

Austen Ivereigh, biógrafo del Papa, ha señalado a la agencia Reuters que los comentarios del Papa en el filme suponen el lenguaje más claro y explícito que ha usado el Sumo Pontífice sobre este tema desde que fue elegido en 2013.

Al comienzo de su pontificado hubo una frase del papa Francisco que se hizo famosa: «¿Quién soy yo para juzgar?», refiriéndose a los homosexuales que intentan llevar a cabo una vida cristiana. Durante el documental se habla del caso de Andrea Rubera, un hombre gay que adoptó tres niños junto con su pareja.

Rubera afirma en el filme que acudió a una misa matinal que el Papa ofició en su residencia de Santa Marta en El Vaticano y le entregó una carta explicándole su situación. Le explicó al Papa que él y su pareja querían criar y educar a sus hijos como católicos en su parroquia local pero que no querían causar ningún trauma a los niños (aunque no aclara en qué país reside).

Rubera cuenta que el Papa le telefoneó varios días después para decirle que la carta que le había entregado era «preciosa» y animó a la pareja a llevar a sus hijos a la parroquia pero le dijo que estuvieran preparados para recibir una fuerte oposición.

«Su mensaje y su consejo fue muy útil porque hicimos exactamente lo que nos dijo. Este es el tercer año de los chicos en la catequesis y en el camino espiritual de la parroquia», expone Rubera en la película.

«Él no me dijo cuál era su opinión sobre mi familia por lo que creo que está siguiendo la doctrina de la Iglesia en este punto pero su actitud hacia la gente ha cambiado radicalmente», señala. La doctrina de la Iglesia Católica enseña que el hecho de ser homosexual no es pecado en sí mismo pero los actos homosexuales sí lo son. Y también indica que los homosexuales deben ser tratados con dignidad.

El documental

Francesco, que se estrenó este miércoles en el Festival de Cine de Roma, es un documental dedicado a «una Humanidad que crea dramas y desastres, y a él, que con humildad y sabiduría, trata de guiarnos para construir un futuro mejor», dice el director nominado al Óscar Evgeny Afineevsky en una entrevista con Efe.

«Yo no lo veo como un documental sobre el Papa, es un documental sobre todos nosotros, toda la Humanidad que crea desastres, agrede al medio ambiente, monta todas estas guerras que hacen huir a migrantes, crea el abuso sexual, que no sólo lo hay en la Iglesia, también en Hollywood», asegura el director.

«Él trata de ayudarnos a navegar, a cambiar, mostrándonos que estamos ante una línea roja» y que debemos elegir entre «ser víctimas de nuestro pasado o héroes de nuestro futuro», añade.

El director, afincado en EEUU, nominado al Óscar al mejor documental en 2016 con Winter on fire: Ukraine’s Fight for Freedom sobre la revolución del Maidán, y a tres Emmy por Cries from Syria en 2017, ha tardado casi tres años en filmar esta cinta, que durante dos horas recorre el pensamiento y experiencias de Bergoglio, a través de sus viajes, testimonios de personalidades y amigos y con el hilo conductor de contundentes palabras del Papa.

Deja un comentario