Inicio Buena Vida Los beneficios de imponer disciplina en la educación de tus hijos

Los beneficios de imponer disciplina en la educación de tus hijos

Ningún exceso es bueno y no hay que acabar siendo demasiado autoritarios, pero la disciplina es clave para que el niño desarrolle cierto autocontrol sobre sus actos.

No es fácil imponer disciplina a tus hijos. Al igual que tampoco educarles en valores. Existe una enorme dificultad a la hora de formar a los hijos para que más tarde sepan desenvolverse por sí mismos en un mundo que tampoco es que esté muy bien ahora mismo. Y realmente no es fácil ser padre o madre. Nunca lo fue. Por tanto, si crees que tienes muchas dudas siempre puedes consultarlas con un pedagogo infantil o un experto en puericultura para tenerlo todo un poco más claro.

Mientras tanto, hoy vamos a hablar de las ventajas que tiene saber administrar disciplina a los niños desde que son pequeños. Aunque esta palabra posee ciertas connotaciones negativas, imponer disciplina no quiere decir que haya que usar una forma de educación demasiado severa y firme, sino todo lo contrario: el objetivo final es otorgarles a los críos la capacidad de aprender por sí mismos y controlar su propio comportamiento, así como sus pensamientos y emociones. Esto sucede porque les ayuda a comprender las consecuencias de sus acciones y que se dén cuenta de cuándo están obrando mal para que no lo vuelvan a repetir.

«El autocontrol promueve la gratificación personal e influye directamente en los pensamientos, las emociones y los impulsos»

La revista ‘Fatherly’ ha elaborado una lista con las mayores ventajas de saber imponer el nivel justo de disciplina para conseguir ser un buen padre o madre sin caer en el autoritarismo. Ya que ante todo, esta debe imponerse en su justa medida para que el niño se desempeñe por sí mismo lo antes posible. Para ello, es necesario que aprenda maneras de ejercer el autocontrol: un estudio en el ‘Journal of Personality’ demostró que esta capacidad no trata de que la persona sepa privarse de ciertas cosas, sino saber gestionar conflictos y tomar decisiones que no solo se correspondan con sus objetivos personales.

Menos estrés y más satisfacción vital

Otro de los beneficios de educar a nuestros hijos para que en el futuro sean autodisciplinados es que las personas que poseen este atributo tienden a sentirse menos estresadas a lo largo de su vida, según demostró un estudio publicado en ‘Frontiers of Psychology’. Del mismo modo, los investigadores hallaron una fuerte relación entre fuertes niveles de satisfacción vital con el autocontrol en los adultos, tanto en la actualidad como en años pasados. En conclusión, cuanto más control poseas sobre tí mismo y tus acciones, más disfrutarás de tu vida.

«La disciplina hace que los estudiantes se sientan más motivados y desarrollen mejor sus capacidades», asevera Laureen Steele, periodista de ‘Fatherly’. «Las investigaciones realizadas demuestran que los escolares más autodisciplinados pueden concentrarse mejor y visualizar objetivos a largo plazo, así como tomar mejores decisiones en su vida académica y profesional».

Metas positivas

¿Por qué es tan importante el autocontrol? En general, porque te sirve de mucha ayuda para sortear problemas y obstáculos, de ahí que una persona a la que le han impartido disciplina desde pequeño es más consciente de sus limitaciones y de qué debe hacer para lograr un objetivo. Y en este sentido, una persona con unos niveles de autocontrol más altos es más consciente de lo que quiere, o al menos de lo que no quiere, de ahí a que siempre apunten hacia metas positivas.

«Los niños que no actúan por impulso tienen menos probabilidades de volverse obesos o caer en vicios que lastren su salud»

Un estudio publicado en ‘Health Psychology Review’ halló que el autocontrol permite no caer en distracciones, placeres o tentaciones con tanta asiduidad, algo que resulta obvio. Tanto es así que los científicos usan el término de «inhibición por esfuerzo» para referirse a esta capacidad que resulta crucial para lograr alcanzar las metas a largo plazo. «El autocontrol y la determinación se han convertido en dos de las variables más importantes que explican el éxito en diferentes aspectos de la vida diaria de las personas», reza la conclusión de otra investigación realizada por la National Library of Medicine de Estados Unidos.

«El autocontrol promueve la gratificación personal e influye directamente en los pensamientos, las emociones y los impulsos», asegura Steele. Bien es cierto que un exceso de autocontrol puede llevar a una mentalidad obsesiva nada positiva, por lo que habrá que tener mucho cuidado con el grado de disciplina que impones a tus hijos y nunca pasarte.

Pero si se imparte en su justa medida, los niños serán menos agresivos, experimentarán un menor grado de ansiedad y tendrán menos probabilidades de sentirse frustrados o sentir depresión en el futuro. Evidentemente, la disciplina también favorece a que el niño adopte unos hábitos de vida saludables a medida que crezca en edad. «Los niños que no actúan por impulso tienen menos probabilidades de volverse obesos o caer en vicios que lastren su salud», asegura la reportera. De ahí la importancia de hacer entender al nilño que no puede conseguir todo aquello que quiera y que, para lograrlo, solo tiene que esforzarse sin causar un perjuicio a los demás o a sí mismo. Recuerda: si tienes muchas dudas al respecto de la educación de tus hijos, ponte en contacto con un profesional en psicología o pedagogía infantil, él será la persona más adecuada que te asesore.

 

 

 

Deja un comentario